Luego de hacer algunas oraciones pidiendo que Jesús actúe en el cuerpo de la mujer, que llora un poco durante el procedimiento de fe, el jefe de esa iglesia le pide que vaya al baño para que se mire en un espejo y compruebe si en efecto el milagro se produjo.

Unos minutos después, la feligrés regresa con una sonrisa en la cara y responde que ya sus senos están del mismo tamaño.

El video se está viralizando, aunque la mayoría de los comentarios de los usuarios de Facebook y YouTube dicen que no creen que el caso sea real.

Siguenos & comparte

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.